FCM / Noticias

Se pondrán en valor 4.958 m2 de la Manzana Histórica de la UNL

Se firmó este martes el contrato de adjudicación de la obra para la puesta en valor del Rectorado UNL, por 71,5 millones de pesos En los patios, se construyen laboratorios que se utilizarán para cuidar la calidad técnica de los materiales.

La Universidad Nacional del Litoral UNL comienza a celebrar su centenario con la puesta en valor de la Manzana Histórica que, de acuerdo a los principios reformistas que vieron nacer a esta casa de altos estudios, alberga los principales órganos de gobierno colegiados de la Universidad, en el Rectorado, sobre Bulevar Pellegrini, y la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.

Para comenzar las tareas de restauración edilicia, este martes se firmó el contrato para la ejecución de  la obra “Puesta en valor envolventes edificios Rectorado UNL – camino a su centenario”. En el proceso licitatorio participaron seis empresas, y la obra se adjudicó la firma santafesina COEMYC SA.

La UNL invertirá 71,5 millones de pesos en esta obra de restauración de su edificio histórico, en un proceso que comenzó hace cuatro años y en el que se ha planificado cada detalle para respetar las técnicas constructivas originales.

“Este edificio fue concebido para una universidad reformista, una universidad democrática y justamente hoy, al cumplirse 35 años de la recuperación de la Democracia argentina, nos llena de orgullo dar este paso del trabajo de puesta en valor de este patrimonio de los santafesinos, del sistema educativo nacional y de todos los argentinos”, aseguró el rector de la UNL, Enrique Mammarella, luego de rubricar el contrato con el titular de la empresa adjudicataria, COEMYC SA, Julio Allaio.

En la firma del acuerdo acompañaron al rector el director del Plan Maestro de Infraestructura de la UNL, Miguel Irigoyen; Marcelo Saba, director de Obras y Servicios; los decanos de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Sergio Cosentino; de Ingeniería y Ciencias Hídricas, Raúl Pedraza, y de Ciencias Médicas, Larisa Carrera; secretarios y autoridades universitarios, representantes del Banco Credicoop, de Sancor Seguros, y miembros de la comisión promotora de la declaración de Monumento Histórico Nacional a la Manzana Histórica de la UNL.

 

Primera etapa de obra

Mientras se definen los preparativos para el inicio de las obras, se planificó con precisión cada una de las acciones que permitirán restaurar 4.958 m2 de la Manzana Histórica.

“Son casi 5 mil m2 de trabajo que no terminan en el proceso de restauración que significa la Manzana Histórica, pero esta primera etapa de trabajo que involucra la cara sur del edificio, con el presupuesto que hemos destinado como universidad pública, en un ciento por ciento, hace que estemos muy conformes. Y de cara a los cien años de la Universidad podamos mostrar a la ciudad y al país una obra monumental y que será restaurada enteramente por santafesinos, en Santa Fe”, completó Mammarella para luego agradecer a todo el equipo de profesionales, arquitectos, historiadores e investigadores que estuvieron involucrados en la tarea.

En tanto, Marcelo Saba, director de Obras y Servicios, explicó que “la UNL comenzó a preparar sus finanzas hace dos años para garantizar la disponibilidad de los fondos para esta obra; debimos realizar toda una ingeniería financiera y lo hemos logrado. Además nos permite garantizar la transparencia en el manejo de los fondos públicos como universidad nacional y le da garantías a los oferentes de la seriedad con que encaramos el proceso”.

Cabe resaltar que, acorde a las normativas vigentes, para comenzar el proceso licitatorio la Universidad debe disponer y reservar el cien por ciento de los fondos que demandará la tarea. 

 

Trabajo multidisciplinario

Los trabajos, que se abordarán de manera multidisciplinar para lograr atender a la complejidad de la edificación, comenzarán por la reparación de la de 2.572 m2 de tejas de cubierta y 2.386 m2 de revoques símil piedra, y  continuarán por las galerías laterales.

Para realizar estas tareas, se requerirá la construcción de 2.405 m2 de andamios y 380 días de obras, durante los cuales se mantendrá la actividad administrativa y directiva de toda la Universidad.

Además, en el Patio Este del Rectorado de la UNL se están construyendo  los espacios donde se instalarán los talleres, laboratorios y oficinas técnicas para el trabajo y manipulación de los materiales a utilizar en la restauración edilicia. En la planificación de todo el proceso de trabajo se analizaron todos y cada uno de los componentes de los materiales originales empleados en la construcción del edificio, así como también todos las cantidades y proporciones  utilizadas, para respetar hasta el mínimo detalle las técnicas constructivas originales en la puesta en valor de la Manzana Histórica de  cara al centenario de la UNL.

 

Desafío para la preservación

En estas tareas de puesta en valor del edificio se repararán también 122 aberturas históricas y 398 ornamentos, entre los que se destacan las esculturas del Día y la Noche de 2,60 metros de altura; los motivos zoomórficos en las estatuas y dragones, las guardias geométricas y los medallones.

“Esta obra de puesta en valor de un edificio tan noble, pero que requiere tareas de preservación,  ha sido todo un desafío para los equipos técnicos de la UNL. Se realizó un exhaustivo trabajo de investigación en el que participaron reconocidos miembros de toda la Universidad, lo que posibilitó su declaratoria como Monumento Histórico Nacional y fue el puntapié para la realización de muchos otros estudios específicos sobre la materialidad de estas envolventes”, explica Saba.

Agregó que se consultó la base de datos del Centro de Documentación e Investigación de la Arquitectura Pública CEDyAP, del Ministerio de Hacienda y Finanzas públicas de la Nación, que contiene más de 800 planos y fotografías de la construcción del edificio, como también los archivos propios de la Universidad, además de realizarse pruebas piloto, ensayos y cateos para la definición de los procesos.  “Acompañando este gran desafío, se están ejecutando otras obras que posibilitarán, sin duda, la mejora cabal del edificio y su funcionamiento, entre ellos la instalación del nuevo sistema de aires acondicionados y nuevos cableados de red y comunicación”, indicó.

Encarar esta tarea involucró además, en instancias previas, la toma de muestras y materiales que fueron enviados para sus análisis al Laboratorio de Entrenamiento Multidisciplinario para la Investigación Tecnológica LEMIT, para luego poder definir los criterios de intervención y proyectar las adecuadas técnicas de restauración de la Manzana Histórica.